Por Carmen Mayela Fallas, Chairman.

De manera simbólica, el nuevo año representa un horizonte renovado de oportunidades. Para su aprovechamiento, podemos abordarlo con el arsenal de aprendizajes acumulados, pero sobre todo con la mente abierta a los nuevos conocimientos que nos permitirán mantenernos al día e innovar a diario, a fin de que nuestros planes y estrategias personales o empresariales respondan a ese entorno maravilloso, cambiante y lleno de posibilidades que nos está tocando vivir.

Como plantea Marshall Goldsmith, el nuevo paradigma del éxito no está en repetir aquello que nos hizo grandes sino en crear, en ser capaces de reinventarnos como profesionales y como empresas para alcanzar las siguientes metas en el proceso de desarrollo.

Por eso, al iniciar el 2017 debemos mirar al futuro y comprender las tendencias. En Relaciones Públicas han aparecido las noticias falsas; vivimos un debilitamiento de los medios de comunicación tradicionales; nos enfrentamos una dinámica diferente de conformación y reconformación de audiencias como producto del acceso a nuevos medios y tantas posibilidades individuales; estamos experimentando un auge de relaciones más abiertas entre la organización y sus públicos y, los individuos, marcas y empresas, habitamos casas de cristal que dejan ver nuestras actuaciones y permiten a nuestros stakeholders determinar si somos consecuentes o no con nuestro discurso.

Para las relaciones públicas este es el mundo ideal. Desde hace décadas nuestros teóricos plantearon el modelo de relaciones de doble vía simétrico y basado en la transparencia. Finalmente, después de muchos años, le ha llegado la hora de convertirse en el modelo predominante. En CCK damos la bienvenida a este nuevo y extraordinario momento para hacer comunicación y para hacer relaciones duraderas que nos permitan a todos crecer y contribuir a la sociedad.

¡Éxitos en este nuevo año!