Diálogo entre la comunicación interna y el liderazgo

Fundamentada en la teoría y reconocida por grandes líderes, la comunicación interna es, hoy en día, un deber empresarial y no más un “lujo” exclusivo de las grandes compañías.

El desafío radica en la capacidad de asumir con asertividad las actuales exigencias laborales y las incesantes demandas sociales: transparencia, beneficios, responsabilidad social, igualdad de derechos, justicia, huella ambiental, reconocimientos, espacios de recreación, motivación, entre otras.

Como asesores en comunicación, es nuestra responsabilidad concientizar a nuestros clientes acerca de la importancia de atender con mayúscula a su público interno y de hacerlo con efectividad y eficiencia.

Se trata de establecer estrategias y políticas de comunicación interna alineadas con los objetivos del negocio, que les permita ser más competitivos, implantar cambios asertivos, cumplir con las metas de la compañía, contar con personal informado, retener talento, prevenir crisis y fomentar a que hayan personas más felices en su ambiente laboral y profesional.

Según los autores Robers Kaplan y David Norton, en su libro The Execution Premium, “los empleados que no entienden la estrategia corporativa no pueden realizar sus actividades diarias con una ejecución exitosa”.

Dicho esto, el diálogo que propongo para contribuir al cumplimiento de estas acciones consiste en conciliar el pensamiento estratégico interno con el auto liderazgo. Se trata no solamente de capacitar a quienes, por su posición, tienen personal a su cargo,  si no de motivar a cada colaborador a ser su propio líder:

En su hogar, camino a la oficina, sentado en su escritorio, en conferencia con el cliente, en reuniones formales e informales de equipo, almuerzos ejecutivos o de recreación con los compañeros, durante las presentaciones de proyectos, defensas de estrategias, de tesis y durante sus conversaciones acerca de maneras de pensar y actuar.

El autor Robin Sharma señala en su libro El líder que no tenía cargo, que “reforzar el vocabulario de liderazgo mejorará tus niveles de energía, tus ansias de excelencia, tu ritmo de innovación y todo tu comportamiento”.

El gobierno de cada país es tan responsable del bienestar de su pueblo como lo son sus ciudadanos. No se vale “echarle la culpa” a quienes nos lideran si nosotros mismos no somos los mejores que podemos ser con nuestro trabajo y con nuestro estilo de vida. Sharma lo resume muy bien “para ser líderes tenemos que empezar por ser excelentes en lo que hacemos”.

La esencia es fortalecer el pilar de liderazgo dentro de las estrategias de comunicación interna que trabajemos para nuestros clientes, siempre tomando en cuenta su misión y visión de negocio como sombrilla estratégica que promueva un cambio positivo en su cultura organizacional.

 El auto liderazgo no consiste en mejorar, pues no hay nada malo en ti, consiste en recordar, recordar tu líder interior y fortalecer todos los días tu relación con él (Sharma, 2010).

2016-12-14T08:21:00+00:00junio 13, 2016|