Por Marlenne Molina

Connector CCK Guatemala

Talento versus Género

En Latinoamérica todavía es necesario fortalecer el liderazgo femenino en todas las aristas de la sociedad. Es fundamental y prioritario que los empresarios fomenten internamente una cultura organizacional basada en valores como: la equidad, el respeto y la valoración del desempeño laboral.

Como sociedad debemos buscar estrategias para romper con cualquier tipo de estereotipo. Si no accionamos en el presente, quienes heredarán estas condiciones serán las futuras generaciones.

 

¿A qué se enfrentan las mujeres líderes?

En nuestro entorno, existen mujeres que han logrado romper paradigmas y se han enfrentado al reto de incorporarse al rol de la toma de decisiones. Sin embargo, a lo largo de su carrera profesional han existido dificultades, tales como la falta de modelos a seguir, carreras tipificadas por género y falta de acceso a una red influyente; cabe destacar que lo que genera el cambio es la cultura y es necesario que estas transformaciones empiecen a suceder en Latinoamérica.

 

Las mujeres representan un alto porcentaje en la fuerza laboral; sin embargo, su talento en posiciones gerenciales no está siendo aprovechado.

¿Cómo podemos transformar esta problemática social?

En la actualidad hemos escuchado sobre el término “inclusión consciente”, pero muy poco hemos identificado las oportunidades para potenciarlo. Este término se refiere a la construcción del deseo, el conocimiento y la capacidad de las personas para tomar decisiones, hacer negocios, pensar y actuar con la intención de incluir mujeres en posiciones de liderazgo.

Debemos reflexionar sobre esta variable y a partir de ello, reconocer y respetar la participación y aporte de las mujeres en todos los ámbitos de su vida, pero, sobre todo, hay que recordar que cuando impulsamos a las mujeres a dar un paso en el terreno laboral, estamos avanzando todos, debemos dejar de hablar de género y comenzar a hablar de talento.

Oportunidades para potenciar el liderazgo femenino

Algunas empresas han implementado políticas que benefician a los colaboradores, pero principalmente a las mujeres, debido a los diferentes roles que les toca desempeñar. Aquí te comparto algunas formas para potenciar el liderazgo femenino:

  • Optar a las mismas condiciones laborales: Muchas mujeres no cuentan con las mismas oportunidades a pesar de haber estudiado y estar igual de preparadas que un hombre. Es indispensable igualar los salarios y la valoración del trabajo, es una medida que toda empresa debe de tomar en cuenta.

 

  • Crear trabajos flexibles: Para muchas mujeres es complicado trabajar con un horario establecido, ya que algunas están a cargo del cuidado del hogar y especialmente cuando regresan de la licencia de maternidad se enfrentan con el reto de cuidar de sus hijos infantes. Una alternativa para generar mayor participación de las mujeres es que las empresas cuenten con horarios flexibles, trabajo en casa o poder hacer horarios personalizados.

 

  • Ampliar las posibilidades: Algunas profesiones relacionadas con la ciencia o ingenierías parecieran estar orientadas sólo a hombres. Ninguna profesión es exclusiva para ningún género. Necesitamos crear una nueva visión que amplíe el campo laboral y oriente vocacionalmente.

 

  • Crear programas de capacitación: Las mujeres pueden alcanzar puestos de liderazgo a través de incentivos y programas de capacitación, sólo así lograremos que esta brecha se desvanezca.

 

Una inclusión laboral consciente es garantizar que todas las personas, independientemente de su género, tengan las mismas oportunidades de optar a diferentes puestos, y que sean valoradas a partir de sus habilidades y de su experiencia.