Apropiándonos de nuestra dignidad

Por: Auxiliadora González

Strategic Coach

En CCK buscamos continuamente la manera de empoderar a nuestro equipo, no solo en el ámbito profesional, sino también en el personal. Creemos que la faceta humana se encuentra antes de cualquier habilidad técnica, y por ello nos concentramos en facilitar herramientas para el bienestar y el desarrollo. Por ello, el pasado mes de octubre nos unimos a miles de participantes alrededor de 70 países en la celebración del Global Dignity Day, o Día Mundial de la Dignidad, una actividad que promueve la reflexión y el reconocimiento del valor propio y de las demás personas como seres únicos, respetuosos y valiosos de la sociedad.

Global Dignity es una ONG independiente y apolítica que desde 2006 trabaja por la dignidad de todas las personas a través del impulso de conversaciones y discusiones globales acerca de la dignidad y el liderazgo. Sus líderes, Dr. Pekka Himanen, John Hope Bryant y el príncipe Haakon de Noruega, creen firmemente que las divisiones que se desatan a partir de la política, la religión y las etnias -entre otras corrientes- alimentan el odio, el conflicto, la guerra, la intolerancia y la injusticia; por ende, promueven la verdad universal que establece que todos los seres humanos, en todas partes del  mundo, anhelamos ser comprendidos, valorados y reconocidos, para poder cumplir nuestros sueños y nuestro potencial en la vida. Desde su organización, impulsan la educación acerca de la dignidad en módulos creativos y aplicables en niños, jóvenes y adultos.

En CCK decidimos que, en lugar de realizar la reflexión durante un solo día, tomaríamos el mes entero para exaltar los valores básicos de bondad, comprensión, tolerancia y compasión mediante acciones que nos hicieran interiorizar el respeto a los demás. Así que a lo largo de cuatro semanas discutimos el verdadero valor del ser humano, analizamos ejemplos de comunicación alrededor de este tema, tuvimos lluvias de ideas para crear oportunidades, nos comprometimos a ser más respetuosos y buscamos reconocer públicamente las características dignas y nobles de nuestros compañeros en un acto de admiración y desprendimiento de nuestros egos. ¿El resultado final? Grandes sorpresas, entregas y satisfacciones entre todos los participantes reconocidos y reconocedores.

En resumen, la celebración de Global Dignity Day nos recordó la importancia de ampliar nuestra visión de mundo, mantenernos sensibles y respetuosos ante la diversidad de pensamiento y creencias aún cuando no las compartamos y, ante todo, ser conscientes de que el respeto es el fundamento central para crear relaciones sanas, comunicación asertiva y oportunidades de desarrollo y bienestar para nosotros y nuestros semejantes. El reto ahora es mantener ese espíritu vivo y flamante cada día en cada una de las acciones que hagamos, de forma que podamos sanar una sociedad cada vez más doliente y construir posibilidades para todos.

2018-12-03T14:01:23+00:00diciembre 3, 2018|