Por Rob Flaherty, socio, presidente y director general de Ketchum.

Si una organización quiere una reputación fuerte y todos los beneficios que la acompañan, tienen entonces la gran responsabilidad de ser transparente. ¿Por qué? ¿Cuál es la razón comercial?

Resulta interesante que la transparencia no es una responsabilidad que haya sido siempre un requisito fundamental para una compañía. En el pasado, estaba bien que una compañía controlara la información que revelaba. Hace años, muchas compañías trataban al público tal como si fueran hongos: lo mantenían en la oscuridad.

Hoy en día, la transparencia es cada vez una responsabilidad mayor. Estas son tres razones que pasan de defensa a ofensa.

  1. Porque las tecnologías sociales le han puesto punto final a la era de la ilusión;
  2. Porque las expectativas han cambiado; y
  3. Porque ayuda a que el negocio mejore.

Específicamente:

  1. El aumento en la transparencia que ha causado las tecnologías sociales tales como Facebook, Twitter, YouTube e Instagram prácticamente ha eliminado la capacidad de una compañía de decir una cosa y hacer otra durante un largo periodo de tiempo. Por lo tanto, la organización que trate de enmascarar lo que está haciendo genera un riesgo más elevado de ser atrapada, a menudo por sus propios empleados, en primera instancia, incluso antes de los críticos, activistas, la competencia y los medios. Por lo tanto, los líderes y comunicadores de la organización están siendo responsables si eligen ser poco claros con respecto a muchas de las acciones de la compañía, asuntos importantes y métricas de desempeño claves.
  2. Las expectativas han cambiado y no están retrocediendo. La generación que creció en línea espera verlo todo, y espera que las compañías tengan una humildad auténtica –la disposición para admitir lo que está mal, admitir los errores y hacer algo al respecto. Hoy en día, la jerga corporativa y la legal mueren antes de su llegada. No lograr apreciar esta realidad no es responsable.
  3. Más importante incluso, la transparencia es grandiosa para los negocios. El anterior representante de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos, Louis Brandeis, lo tuvo muy claro: La luz del día es el mejor desinfectante. Adoptar la transparencia y admitir con sinceridad cuando se tiene espacio para mejor coloca al negocio en el camino de mejora constante. Para ponerlo de otra forma, si no quiere que nadie vea sus métricas en una determinada categoría, debería preguntarse, por qué no, y qué está haciendo al respecto. Así, los líderes responsables de hoy quieren más transparencia, no menos.

El ícono de la industria, Arthur W. Page, creía que el éxito a largo plazo requiere de la confianza del público y la mejor forma de ganarla es merecerla. La transparencia, ahora, es un requisito para ganar confianza y si va a ser transparente, tendrá que comportarse en una forma que soporte el escrutinio.

Quizás, la mejor forma de entender el concepto de reputación en 2017 es recordar las palabras del filósofo romano, Cicerón en 44 a. C., quien escribió: Ser en vez de parecer (Esse quam videri). Aquellos de nosotros en este campo deberíamos enfocar una cantidad desproporcionada de nuestro esfuerzo en llevar a nuestras organizaciones a ser algo real y no en hacerlas parecer algo real.

Se puede encontrar una versión de este artículo en el sitio web de PR Council.

Acerca de Rob Flaherty

Rob Flaherty es socio, presidente y director general de Ketchum, una de las principales firmas en comunicaciones del mundo y la Agencia del Año 2012 según PRWeek. Flaherty lidera a los 20 miembros del Consejo Global de Liderazgo de Ketchum para guiar la estrategia, el servicio al cliente y el desempeño de la agencia. Desde que se unió a Ketchum, Rob se ha involucrado en todos los aspectos de los negocios de la firma, incluyendo liderar con éxito su oficina más grande, una de sus prácticas globales y varias de las captaciones de clientes más grandes. Además de su puesto en Ketchum, Rob es muy activo en la industria, y participa en el comité ejecutivo de la junta del Instituto para Relaciones Públicas, en el Comité Administrativo de la Agencia del Consejo de Firmas en Relaciones Públicas, y en la junta asesora de direcciones para Room to Read, la asociación global altruista de Ketchum. Pueden seguir a Rob en Twitter como @flahertyrob.